La repercusión de los páramos de Colombia

Gracias al programa ‘Agua y ciudades’ de Conservation Internacional, el equipo de Biolage España tuvo la oportunidad de visitar el proyecto que se está llevando a cabo en Colombia. Cuya misión principal es salvaguardar y conservar uno de los ecosistemas más importantes y escasos del mundo: Los Páramos de Colombia. En segundo lugar, y no menos importante, todas las entidades implicadas también trabajan con el propósito de contribuir con conocimiento científico a mejorar las condiciones de las comunidades rurales y restaurar los procesos que intervienen en los ecosistemas que rodean los páramos.

Pero… ¿sabes qué son los páramos?

El páramo, más conocido como páramo andino, es un ecosistema intertropical que se encuentra desde altitudes de 3.000 hasta 5.000 metros. Presenta un clima frío y húmedo, con abundantes cambios de temperatura. En un día, la temperatura puede oscilar de los cero hasta los 30ºC.

El páramo tiene una vegetación muy particular. Está dominada por arbustos, hierbas y rosetas gigantes del grupo de los frailejones. Estas plantas, de hojas ovaladas y mismo tamaño para protegerse del frío, se han adaptado a unas condiciones muy particulares de alta montaña tropical. Se protegen de los altos niveles de la radiación solar durante el día y de las temperaturas congelantes durante la noche.

Patricia Bejarano, gerente de planificación y uso del suelo de Conservation International Colombia, nos cuenta que los páramos son ecosistemas estratégicos de altura, porque gracias a su flora, son capaces de captar, almacenar, regular y suministrar el agua de su atmósfera mitigando los efectos medioambientales. Además, son capaces de almacenar un litro de agua en un metro cúbico.

Todos los páramos del mundo están ubicados en la zona neotropical, presentes enlas ciudades de Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador. Aún así, en Colombia se encuentra el 50% de la extensión total de los páramos, en sus tres ramas de la Cordillera de los Andes. También se localiza Sumapaz, el páramo más grande del mundo.

¿Por qué son tan importantes?

En la capital colombiana de Bogotá, los páramos tienen un papel fundamental. Y es que además de mitigar los efectos del cambio climático, son los principales productores de agua dulce para abastecer la ciudad. Como el caso del páramo del parque nacional de Chingaza que visitó el equipo de Biolage España.

Chingaza, es uno de los parques naturales más importantes de toda la región andina colombiana. Provee el 70% del agua que consume Bogotá. Protege la biodiversidad de especies, entre ellos el oso andino que se encuentra en riesgo de extinción, y el ecosistema del páramo. Actualmente, el páramo se encuentra deteriorado por el aumento de las actividades económicas como la agricultura, el crecimiento de la población y el mal uso de las fuentes hídricas de la ciudad. Por esto, forma parte del programa ‘Agua y Ciudades’ de Conservation International y se encuentra en proceso de conservación y restauración.

¿Qué supondría el deterioro de los páramos?

El deterioro de los páramos, causado principalmente por la mala gestión del recurso del agua en las ciudades y el cambio climático, puede suponer unas consecuencias fatales para la humanidad y la naturaleza.

Necesitamos a la naturaleza para la supervivencia. Si seguimos deteriorando un ecosistema como este, no conseguiremos obtener la suficiente agua para la demanda de la población. La naturaleza no se regenera a la misma velocidad que nosotros crecemos.

Programas como el de Conservation Internationalbuscan apoyos para evitar la desaparición y deterioro de estos ecosistemas. Buscan, tanto la colaboración ciudadana como políticas favorecedoras a su protección. Así se podrán preservar estos ecosistemas y hacer de ellos un uso responsable.