Nuestro compromiso con la protección del agua

El agua es un recurso natural e indispensable para vivir. Afortunadamente, contamos con un planeta cuya superficie está cubierta mayormente por agua. Pero… ¿sabías que ni siquiera el 1% es potable?

Debido a las malas gestiones, los recursos limitados y los cambios medio ambientales, aproximadamente uno de cada cinco habitantes del planeta no tiene acceso al agua potable, y el 40% de la población mundial no dispone del servicio básico de saneamiento.

En nuestro hogar, es fácil identificar el sitio donde más agua gastamos; el cuarto de bañoPara hacernos una idea, en una ducha gastamos entre 50 y 100 litros. En relación, la hidratación y la higiene son divisiones que están directamente vinculadas con el agua. Como en el caso de Biolage, donde el agua potable supone un recurso indispensable y vital para nuestra existencia.

Por eso, hemos decidido comprometernos al objetivo de desarrollo sostenible número 6 de las Naciones Unidas: agua limpia y saneamiento.

¿Cómo?

Nos incorporamos como miembros a la organización 1% for the Planet para contribuir con un 1% de nuestras ventas anuales de Biolage R.A.W a una causa ambiental. A través de una de las organizaciones más reconocidas a nivel mundial por su labor en más de 77 países, Conservation International,  encontramos el programa “Agua y ciudades”. Este proyecto tiene por objetivo garantizar el agua a las ciudades de Méjico DF, Bogotá y Río. Donde la demanda supera prácticamente el recurso de agua que disponen. Nosotros, en concreto, viajamos hasta Colombia para conocer este proyecto, que abastece el agua a 12 millones de personas en la ciudad de Bogotá y tiene un objetivo muy claro: salvar uno de los ecosistemas más especiales del planeta, los páramos de Colombia.

¿En qué consiste?

En la capital de Colombia, el 80% del agua potable que se consume proviene del Parque Natural Nacional Chingaza. Situado al noreste de la ciudad de Bogotá, tiene una extensión de 760 kilómetros cuadrados y está formado por alrededor de 40 lagunas naturales de origen glaciar. Allí es donde se encuentra el embalse de Chuza, el principal recurso de agua potable de la ciudad que almacena 200 millones de metros cúbicos de agua proveniente de las lagunas. Actualmente se está convirtiendo en un recurso cada día más escaso.

Nos encontramos con una sociedad donde el suministro de agua no se controla de una forma exhaustiva. Los medidores o contadores no funcionan correctamente, o no existen. A menudo los departamentos correspondientes no llevan un control efectivo del consumo. Y, por otro lado, existen muchos casos donde se produce un uso excesivo e inadecuado del agua.

Ante esta situación, nuestro compromiso consiste en colaborar con el trabajo que realiza Conservation International para proteger los páramos y reservas de agua de Colombia. Trabajan para que los ciudadanos velen por la conservación del ecosistema de Chingaza, entiendan que es el cordón umbilical de la ciudad y conozcan la función que desempeña cada actor que interviene en el cuidado de los páramos: el sector privado, las ONG, voluntarios y miembros de la sociedad que ponen de su parte para restaurar los senderos y crear consciencia ambiental.

Queremos que este proyecto también sirva para dar voz a la importancia que tiene el agua en nuestro planeta. Y que cada uno de nosotros seamos más conscientes del agotamiento del agua, de dicha problemática y hacer todo lo que esté en nuestras manos para ahorrar agua.

Si quieres saber más… ¡no te pierdas todos los artículos de nuestro viaje a Colombia con nuestra embajadora Azahara Luque!