Glosario de ingredientes naturales

Aceite de argán

El aceite de argán originalmente viene de marruecos y no sólo es milagroso para hidratar la piel, sino también el pelo. Es uno de los aceites más caros y escasos del mundo ya que el arbol de argán está protegido como patrimonio de la UNESCO.  El aceite de argán se gana del grano de argán que cuenta con un alto contenido de grasas poliinsaturadas para ayudar a hidratar el pelo. Además, tiene un alto contenido de acido oleico, un aminoacido que ayuda a controlar la perdida de hidratación en el pelo.

Aceite de borraja

La borraja es una planta medicinal y comestible cuyo origen se encuentra en Siria y egipto. Sus semillas se consideran una de las mejores fuentes de ácido gamma linoleico. El aceite extraído de estas semillas es un valioso emoliente para el cuidado capilar que aporta una dosis adicional de hidratación al cabello.

Aceite de cilantro

Este aceite proviene de la semilla de cilantro (Coriandrum sativum), una hierba también conocida como 'perejil árabe’. Cuenta con propiedades de elasticidad y ayuda a reducir el exceso de grasa. Sus nutrientes son clave para los folículos del cabello. Además, ayuda a mantener sano el cuero cabelludo y aportan brillo.

Aceite de coco

Todos conocemos el aceite de coco como uno de los "superalimentos" de moda! ¿Pero sabías que también es un superalimento para tu pelo? Ayuda en el crecimiento del cabello sano, fortalece el pelo, proporciona brillo, suaviza, alisa y hace fluir mejor la textura del cabello. Se extrae de la pulpa blanca del coco (cocos nucifera), que contiene omega 6, un ácidos graso esencial que ayuda a nutrir el pelo. Es un activo excepcionalmente eficaz en el tratamiento de la fibra capilar: penetra en la fibra, realza el brillo y protege el cabello limitando la abrasión durante el secado. ¡Un verdadero superingrediente natural!

Aceite de girasol

¡Los girasoles no sólo son unas de las flores más bonitas de todas! También tienen propiedades excelentes para tu pelo. Sus semillas son ricas en ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Nuestros estudios de investigación han demostrado sus beneficios en cabellos sensibilizados: cuando se aplica y no se enjuaga, potencia el brillo. Con el enjuagado aumenta la elasticidad de la fibra.

Aceite de lavanda

El aceite de lavanda ya se utiliza desde la época de los romanos y es uno de los aceites esenciales más utilizados en la aromaterapía. Nosotros lo utilizamos como acondicionar para el cabello y como nuestro mejor aliado natural para combatir la sequedad y el frizz, dejando el cabello mucho más limpio y brillante.

Aceite de oliva

¿Le hechas aceite de oliva a todo lo que te comes, pero nunca se te ha ocurrido ponertelo en el pelo? Extraído de aceitunas cultivadas en Italia, este aceite refinado con propiedades nutritivas y antisépticas  tienen la capacidad de realzar el brillo de tu pelo para darle un aspecto más saludable.

Aceite de romero

El aceite de romero es un aceite esencial natural con propiedades antibacteriales que se utiliza en la medicina natural desde el siglo 16. Ayuda a combatir la bacteria malesezzia globosa que se encuentra en nuestro cuero cabelludo y es el principal causante de molestias como caspa, cuero cabelludo graso, cuero cabelludo seco, irritaciones y picores.

Aceite de soja

¿Otro ingrediente más que conoces del mundo de la comida, pero nunca lo asociaste con tu pelo? El aceite de soja ayuda a recuperar la habilidad del pelo de retener humedad. ¿Cómo lo consigue? Contiene un alto porcentaje de Vitamina E que ayuda a combatir los libres radicales y ácidos grasos esenciales como el omega 3 y 6. Además, cuenta con un alto grado de isoflavonas que pueden reducir el estrés oxidativo.

Ácido salicílico

Aunque su nombre no necesariamente suena muy natural, es un ingrediente 100% natural que proviene de la corteza del arbol de sauce. Aparte de tener propiedades antibacteriales, es un exfoliante natural y liposulible. Por eso, lo utilizamos en nuestro champú anti-caspa natural para eliminar la células muertas del cuero cabelludo.

Agua de kiwi

El agua se extrae de la pulpa del kiwi (actinidia chinensis) cultivado en Italia. Esta fruta es naturalmente rica en vitamina C antioxidante que favorece la formación de colágeno y nutre en profundidad sin aportar peso. Para extraer su agua se utiliza un proceso de destilación flash que al mismo tiempo conserva los componentes frágiles, tales como vitaminas y compuestos aromáticos. Además, ofrece protección para el pelo contra el sol. Y como si eso no fuera suficiente, también es rico en hierro y mejora la circulación de la sangre, estimulando los folículos pilosos para promover el crecimiento del cabello.

Aloe vera

La planta de aloe vera parece no perder nunca su hidratación natural. ¿Su secreto? El almacenamiento de agua en el tronco, lo que permite retener el 97% del agua que recibe. Por eso, la planta de aloe resiste largos periodos de sequía sin aporte de agua de lluvia. Aprovechamos todos esos beneficios para portar brillo e hidratación profunda al pelo seco. Nuestra aloe proviene de Tamaulipas en México donde se cultiva una granja familiar bajo principios orgánicos.

Arcilla de kaolín

El kaolín es un polvo mineral suave y blanco que fue descubierta en china y es un ingrediente esencial en la cosmética natural. Regenera activamente, promueve el crecimiento y es un exfoliante natural. Además, nutre intensamente gracias a la presencia de minerales y es rica en calcio, cinc, magnesio y silicio. Y como eso no fuera suficiente, también repara los daños más visibles en el cabello y nutre la raíz para que crezca sano y fuerte.

Arcilla de lava marroquí

Esta arcilla 100% natural se extrae de las montañas del Atlas de Marruecos. En los países orientales ha sido utilizada para suavizar y limpiar el pelo durante milenios. Además, es rica en minerales como el zinc, magnesio, hierro y fósforo y vitaminas A, C y E.

Avena

¡Aunque parezca un poco sosa, la avena es un ingrediente fascinante! Tiene un alto contenido de ácido graso, en concreto omega 6, que proporciona suavidad y brillo al pelo dañado. Además, da vitalidad de color al cabello gracias a su capacidad de penetración en la fibra capilar reteniendo la humedad.

Bambú

Aparte de ser la planta que más rápido crece en el mundo, el bambú también es increiblemente resistente. Es un material de construcción común en Asia desde el siglo 3 a.C. y es utilizado como andamio en la construcción de rascacielos en Hong Kong por su gran resistencia y estabilidad. ¿Cómo no vamos a aprovechar estas propiedades para darle una dosis de resistencia al pelo dañado?

Bayas de goji

La baya de goji (Lycium barbarum) del Tíbet, también conocida como la "perla roja del Himalaya" es como una pequeña cereza oblonga. Es un ingrediente rico en 20 aminoácidos y polifenoles que le aportan propiedades antioxidantes y antienvejecimiento. Además, consta de minerales esenciales y oligoelementos. ¡Es uno de esos superalimentos no sólo es muy beneficioso en tu batido de desayuno, sino tmabién hace maravillas para tu pelo porque protege la integridad del cabello y le aporta vitaminas y nutrición!

Biotina

La biotina es una vitamina que ayuda a fortalecer la fibra capilar para que el pelo sea menos quebradizo y no se dañe tan fácil. ¡Y eso no es todo! También promueve el crecimiento del pelo porque activa la regeneración celular y ayuda a absorber la grasa natural del cuero cabelludo que tapa los poros y evita que el pelo crezca.

Cacao

¿Sabías que el cacao ya era cultivado por los mayas hace más de 2.500 años y no sólo se utiliza para hacer chocolate? Tiene antioxidantes y minerales que ayudan a prevenir el encrespamiento y suavizar el pelo. Y además, ayuda a mejorar la circulación.  ¿Cómo no vamos a aprovechar estos superpoderes de la cocoa para tu cabello?

Camelia

La flor de la camelia vive más de 1.000 años, a pesar de los monzones y las estaciones de lluvia. ¿Cuál es su secreto? La homogénea capa de lípidos que recorre toda su superficie aislando y suavizando cada pétalo a la vez que ofrece protección frente a la humedad. Por eso, la utilizamos para restaura el brillo natural del cabello y combatir el encrespamiento.

Cáscara de quinoa

Es una excelente fuente de proteína para el cabello. No sólo aporta hidratación y restaura las puntas abiertas, sino también repara, acondiciona y protege el cabello haciéndolo más sedoso, fácil de desenredar y brillante. Generalmente, el salvado/cáscare (la envoltura que protege el grano) se elimina antes de consumir la quinoa. Nosotros los consideramos un ingrediente de 1ª calidad, que tomado de la Quinoa real, contiene gran cantidad de saponinas (agentes limpiadores naturales). Obtenemos el salvado a través de una cadena de suministro responsable en colaboración con agricultores de Bolivia. Todo el proceso para obtener el extracto es ecológicamente responsable.

Cera de abeja

La cera de abeja es una sustancia segregada por las abejas en la 3ª semana de su vida. La utilizan para construir las celdas donde almacenan la miel y el polen.  Es un excelente protector de agentes externos, aporta brillo natural al cabello y suavidad gracias a su alto contenido en agentes nutritivos.

Coco

El coco, aparte de ser una fruta tropical, es un tesoro nutricional rico en agua, que lo convierte en un gran aliado para favorecer una correcta hidratación y suavidad del cabello. Y ¿sabías que? uno de sus principales beneficios es que aporta nutrientes esenciales y minerales como el selenio y el zinc, que tienen propiedades antioxidantes.

 

Citronela

El aceite de citronela es un aceite esencial que se utiliza mucho en la cosmética natural y para velas de aromaterapia. En nuestro caso procede de Sri Lanka y Nepal. Aprovechamos sus propiedades antisépticas y antioxidantes que ayuda a combatir las bacterias causantes de la caspa y las irritaciones del cuero cabelludo.

Extracto de girasol

Los girasoles no solo son especiales porque siempre siguen el sol sino también porque tienen propiedades beneficiosas para el cabello. El extracto de girasol se gana mediante el prensado en frío de las semillas de girasol. Estas semillas contienen vitaminas esenciales y minerales necesarias para un cabello saludable, tales como proteínas, selenio, vitamina E y vitaminas del grupo B. ¡El ingrediente perfecto para proteger el pelo del sol!

Flor de algodón

El volumen esponjoso del algodón nunca parece disminuir. El secreto está en la proteína estructural que compone sus fibras extensibles. Hace que las fibras se expandan por todo el espacio interior para asegurar un volumen de larga duración. ¿Cómo no vamos a aprovechar este superpoder de la naturaleza en nuestro champú para cabello fino?

Hierba de la pradera

Aunque por lo general es conocida por su bonita flor violeta, en la cosmética natural lo que se utiliza es el aceite de esta planta. Se gana de las semillas y es rico en anti-oxidantes. Ademnás, ayuda a hidratar el pelo y el cuero cabelludo.

Hinojo

Rico en nutrientes, el aceite de hinojo, con fragancia de anís, se obtiene del prensado de las semillas. Tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y anticaspa que ayudan a proteger el cuero cabelludo de cualquier problema. Las semillas de hinojo ayudan en la prevención y la reducción de la pérdida del cabello, reforzando su eje, evitando el daño del cabello y sellando la humedad en los folículos pilosos.

Jengibre

Todos sabemos que en la alimentación el jengibre cuenta con infinitos beneficios. ¿Pero sabías que también aumenta la circulación del flujo sanguíneo del cuero cabelludo? Así es que estimula los folículos del cabello y promueve el crecimiento. Además, los ácidos grasos presentes en el jengibre son beneficiosos para el cabello fino y ayudan a aportar cuerpo y volumen al pelo.

Keratina

La keratina es una proteína que constituye las capas externas del cabello y las uñas. Es fundamental para restaurar el cabello, tanto cuando está dañado por herramientas de calor como cuando está tratado químicamente con tintes o decoloraciones. Gracias a su composición química ayuda a que el pelo recupere todos los aminoácidos y nutrientes esenciales que pierde con el paso del tiempo.

Leche de coco

La leche de coco ayuda en el crecimiento del cabello sano, proporcionándo brillo, suaviza, alisa y hace fluir mejor la textura del cabello. También  proporciona las proteínas esenciales para nutrir el cabello dañado. Extraido de la pulpa blanca del coco (cocos nucifera), que contiene Omega 6 (ácidos grasos esenciales). Se trata de un activo excepcionalmente eficaz en el tratamiento de la fibra capilar: penetra en la fibra, realza el brillo y protege el cabello limitando la abrasión durante el secado. Y por último, fortalece el cabello.

Limón

El limón, un ingrediente menos frecuente en el mundo de la belleza, tiene más beneficios para nuestro pelo de lo que nos podemos imaginar! Proporciona cuerpo y elimina peso al cabello ya que, regula y reduce la producción de grasa natural del cuero cabelludo. Además, ayuda en el crecimiento de un cabello más sano y brillante regulando su ph.

Madera de cedro

La madera de cedro, un ingrediente que puede sonar algo sorprendente, tiene propiedades antinflamatorias que reducen la descamación y sequedad del cuero cabelludo. Al ser vasoconstrictor y favorecer la circulación sanguínea, estimula los folículos del cabello, aumentando la circulación y favoreciendo el crecimiento del cabello al mismo tiempo que ralentiza la pérdida del pelo.

Manteca de karité

La manteca de karité es excelente para conseguir un cabello sano, sobre todo si lo tenemos seco, dañado y apagado, ya que le devuelve toda la vitalidad que le falta. Es fantástica para el cabello rizado que, de forma natural, suelen ser más secos. Procede de las almendras del árbol africano Butyrospermum parkii. Rica en lípidos, contienen ácidos grasos esenciales (Omega 3 y 6) y es conocida por sus propiedades supergrasas e hidratantes.

Menta

La menta es uno de nuestros ingredientes más versátiles. No solo nos encanta en el té, sino también en nuestros champús anti-caspa! Tiene propiedades anti-sépticas para alejar y acabar con las bacterias como por ejemplo la malessezia globosa, que es la principal causa de la caspa y las molestias de cuero cabelludo. Además estimula la circulación de la sangre hacia el cuero cabelludo y contiene betacaroteno, un antioxidante importante para la generación de vitamina A, que disminuye el impacto de los radicales libres.

Miel

La miel es uno de esos ingredientes naturales con muchísimos beneficios que solemos encontrar en una gran cantidad de productos de belleza.  Gracias a sus nutrientes y a sus propiedades astringentes y antioxidantes, la miel consigue proteger el cabello de la sequedad, aportándole brillo, suavidad y nutrición. Además, ayuda en el crecimiento del cabello y en la producción de queratina, teniendo como resultado un cabello con más fuerte y menos quebradizo.

Naranja

Aunque no te lo creas, la naranja no solo sirve para hacer zumo! Tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y rehidratantes. Una de sus principales funciones es la eliminación de toxinas en el cuero cabelludo ayudando a controlar la caspa. La vitamina C con flavonoides que contiene la naranja ayuda a una buena circulación en el cuero cabelludo, que a su vez promueve el crecimiento del cabello. También contienen ácido fólico, un tipo de vitamina B que es esencial para el crecimiento del cabello. De esta forma el pelo crecerá con más fuerza y rapidez.

Orquídea

El secreto de la orquídea, una planta que parece no perder nunca su vibrante color, son los flavonoides que filtran y bloquean de forma natural los rayos U.V., culpables de la pérdida de color. Además, la capa grasa antibacteriana que posee ayuda a mantener la saturación del color. ¿Se te ocurre un ingrediente mejor para nuestro champú de protección de color?

Pomelo

El pomelo igual que la naranja normalmente lo utilizamos para zumos, pero sabías que también es un excelente purificador de la piel y del cabello? Ayuda a eliminar el residuo acumulado y aporta brillo al cabello. Además su función es elevar el pelo de las raíces y darle volumen y movimiento sin aportra peso. El ingrediente perfecta para todas aquellas que tenemos el pelo fino!

Raíces de yuca

¿Sabías que la yuca no sólo es para comer? Hace mucho tiempo, los indígenas de América del Sur maceraban las raíces de la planta de la yuca para hacer jabón. Contiene carbohidratos, proteínas y aminoácidos. Para nuestras fórmulas naturales, hemos seleccionado el extracto de la raíz de la yucca glauca que se cultivada en los Estados Unidos y es rica en saponinas. Las saponinas ayudan a generar espuma y limpiar el pelo. Además, la yuca repara los daños del cabello seco y dañado, ya que proporciona nutrición al cabello y controla la caída del mismo, estimula el crecimiento. ¡Definitivamente la yuca es un superalimento!

Sésamo negro

Como muchos otros ingredientes de nuestros productos, el sesamo negro lo conocemos principalmente del mundo de la cocina, en concreta la cocina asiática. Pero nos hemos dado cuenta que el sésamo negro no solo tiene beneficios nutricionales, sino también ayuda a cuidar el pelo. El aceite extraído del sésamo negro, es ideal para el cabello rebelde y difícil de domesticar. Facilita el peinado, nutre el cabello sin aportar grasa y aporta más brillo. Además, gracias a la gran cantidad de vitaminas y minerales que contiene, hidrata, repara y proviene los daños del pelo.

Té Matcha

El té Matcha es un té verde que originalmente viene de Japón y conlleva un ritual de preparación muy especial. Este ingrediente no sólo nos encanta por su larga historia y ceremonia tradicional, sino también porque tiene mucho beneficios para el pelo! Su gran cantidad de vitaminas de los grupos A, B y C ayudan a que el cabello se mantenga en buen estado aportándole brillo y volumen. También tiene multitud de minerales, aminoácidos y especialmente, antioxidantes, que aportan una mayor densidad de nutrientes al cabello disminuyendo la producción de grasa. Finalmente, ayuda a aportar textura y volumen, sobre todo a cabellos finos, sin darle peso al pelo.